Los gatos de Estambul, particularidades de una maravillosa ciudad

Los gatos de Estambul, particularidades de una maravillosa ciudad




¿Querés visitar Turquía? ¿Estás organizando un viaje por el país y querés saber qué visitar y qué ver? ¿Buscás experiencias de primera mano que te ayuden a no perderte nada?¿Estás organizando un viaje a Estambul y querés conocer sus secretos? 

Cada lugar tiene sus particularidades, todas las ciudades poseen algo por lo que luego son recordadas. Estambul tiene muchas cosas hermosas: las mezquitas y palacios, el bazar, los pescadores del Puente de Gálata, los atardeceres en el Bósforo, el olor a comida especiada, pero lo que nadie va a pasar por alto son los gatos de Estambul. La esencia de la ciudad no sería la misma sin sus gatos callejeros que deambulan por la ciudad en grupos o solos buscando comida y cobijo, sin exagerar podemos decir que  Estambul es cada uno de sus gatos.

Cuando llegamos, viajamos en bus hasta la ciudad y nos bajamos en Beyoglu para buscar el hostel. El lado moderno de la ciudad nos encantó, cada callecita con galerias de arte y negocios de antigüedades nos parecía un destino en sí mismo. La gente tomaba el te en la vereda y charlaba mientras nosotros caminamos todo lo que pudimos. Estambul es una ciudad para caminar porque si bien tiene lugar que todos van a visitar como la Mezquita Azul o el Gran Bazar, tiene también infinidad de otros lugares que no aparecen en las guías turísticas ni en las recomendaciones de ningún blog que son mágicos. Es una ciudad que pese a sus dimensiones y la cantidad de gente que vive en ella no pierde sus momentos cotidianos, sus escenas de barrio, su ritmo lento. Entre esas cosas que conserva, están sus gatos y la costumbre de los habitantes de la ciudad de protegerlos, alimentarlos y fomentar su existencia como parte de la ciudad.

Si querés leer más sobre Estambul no te pierdas: Estambul, la ciudad de los dos continentes

 

Estambul, la ciudad de los gatos




¿Cuántos gatos hay en Estambul? En Estambul hay muchos gatos...

Se calcula que en Estambul hay más de 150.000 que deambulan por la ciudad y son cuidados y alimentados por los pobladores. Es muy común ver gatos en comercios y bares, en las calles y en los bazares, quiere decir que no están contabilizados aquí los gatos que tienen su dueño y viven en una casa. Muchos grupos de gatos se pueden ver por toda la ciudad. Estos gatos son callejeros pero siempre hay vecinos que se encargan de su alimentación y bienestar.

gatos en las calles de estambul

Gatos en los callejones

Según los datos de EGN (Ecology Global Network) en el mundo hay unos 600 millones de gatos domésticos, callejeros y abandonados, lo que representaría un gato cada 10 humanos en el mundo.

Hablemos de gatos 

Los gatos son mamíferos que conviven con el ser humano desde hace miles de años. Son animales depredadores por naturaleza que suelen comer otras especies más pequeñas. Junto con los perros son las mascotas más populares del ser humano. Los gatos, también llamados felinos, son animales independientes e inteligentes que pueden aprender mecanismos simples cuando son domesticados.

¿Cuándo se comenzaron a domesticar los gatos salvajes?

No está determinado el momento en la historia que el ser humano comenzó a domesticar este animal, pero se asocia el inicio de esta relación a las poblaciones egipcias o asirias del norte de África a partir del la domesticación del gato salvaje africano. El vínculo de los egipcios con los gatos se remonta a miles de años, siendo los felinos un animal sagrado a los que los egipcios rinden culto que a su vez era utilizado para combatir las ratas de los graneros. Las imágenes de los gatos en la cultura egipcia están presentes en la diosa Bastet  representada con cabeza de gato.

Por el contrario, en la Edad Media el mundo occidental asoció el gato a la mala surte o la brujería, tal es la  mala fama de los animalitos que se los asoció a la propagación de la peste bubónica, razón por la cual fueron exterminados permitiendo así la proliferación de la población de roedores en las ciudades vectores reales de la enfermedad.

En el budismo los gatos representan la espiritualidad, son criaturas que transmiten calma y armonía y se considera que poseen poderes sanadores.

Los gatos y el islam

En la cultura islámica también el gato es un animal venerado. Mahoma, profeta fundador del Islam, siempre estaba rodeado de gatos. Una leyenda de Turquía afirma que les permitió entrada al paraíso y que siempre caen de pie porque el Profeta gustaba de acariciarles el lomo. Es por esto que los gatos habitan el paisaje turco como si fuesen los dueños del lugar y los habitantes del país los respetan mucho.

gatos de estambul

gato en la noche de estambul

estambul la ciudad de los gatos

Gato relamiendose ante el banquete de pescados

gato de estambul

Gato dandose calor con el reflector

Historia de los gatos de Estambul

Se podría pensar que es una exageración llamar a Estambul la ciudad de los gatos, pero la verdad es que hay gatos por todos lados y la gente respeta mucho su lugar. La historia dice que este estrecho vínculo entre los pobladores de la ciudad y los gatos es previo a la República de Turquía. En el Imperio Otomano ya existía una organización que procuraba proteger y preservar la vida de los gatos. Fue en esa época cuando la mayoría de las razas de gatos desembarcaron en el puerto de Estambul, traídos desde distintos puntos del mundo por los barcos comerciantes.

Una de las razas más atípicas de gatos, los gatos de Van que poseen pelo blanco y un ojo de cada color y se los conoce como los gatos nadadores se dice que llegaron a turquís en barco. Cuenta la leyenda que los antepasados del gato de Van que viajaban a bordo del Arca de Noé, saltaron al agua cuando divisaron el Monte Ararat -mayor pico de Turquía- y nadaron hasta tierra firme.

Sea como sea que llegaron a la ciudad, los gatos tienen hoy un lugar muy importante en ella, la gente los venera, los respeta y los involucra en su vida cotidiana.

Otros mitos y leyendas sobre los gatos

En las distintas culturas y religiones el ser humano ha construido sus propios mitos y leyendas respecto de los gatos. Una de ellas cuenta que por falta de lugar los gatos no fueron embarcados en el Arca de Noé (esta leyenda se contradice con la anteriormente mencionada), por ello la población de roedores creció dentro de la embarcación, fue entonces que Noé pidió ayuda a Dios, quien le indicó que debía acariciar tres veces la cabeza del León. Así fue que el león estornudó una pareja de gatos que se encargaron de los ratones de la embarcación.

Otra leyenda dice que en el antiguo oriente los siameses eran los encargados de proteger las riquezas dedicadas a las divinidades dentro de los templo. Estos felinos cumplían su tarea con tanta disciplina que sus ojos se desviaron mirando tan fijamente las vasijas y su cola se torció sosteniendo sus asas.

 Los seguidores de Alá también adoran a los gatos y esto resulta del estrecho vínculo de Mahoma con los felinos. Cuenta la leyenda que la gata favorita de Mahoma se durmió sobre su regazo , cuando fue llamado por alguien, él cortó su túnica para no despertarla y poder retirarse. Es por esto que los turcos describen a los gatos como los regalos de Alá.

Películas de gatos

Hay muchas películas sobre gatos, aquí les dejaremos la más representativa de los gatos de Estambul:

Kedi (2017)

Y otras Muy famosas:

Los Aristogatos (1970)

Cat´s Eye (1985)

Las aventuras de Chatran (1986)

El gato con botas -audio latino- (2011)

Si te gustan muchos los animales y querés enterarte de otras ciudades en donde un animal es venerado te recomendamos que también leas: Nara, la ciudad de los ciervos

gatos

Gato escondido

gatos estambul

pandilla de gatos en busca de comida

Chequeá precios de vuelos, alquiler de coche y alojamiento y planificá tu viaje ya!
Aéreos baratos a Estambul (desde Argentina)
Aéreso baratos a Estambul (desde España)
Alojamiento en Estambul

El uso de estos links nos ayuda a seguir viajando!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *